Casa Ameghino de Luján

Las veces que pasé por su puerta nunca me detuve a pensar lo importante que es para la ciudad. Su fachada llama la atención a la mayoría de las personas. Su perseverancia atrapa miradas. La casa de Ameghino guarda añares de historia, de expediciones, de lucha por la conservación.  La reconstruida vivienda hoy es un museo paleontológico. Pero tuvo que atravesar varias instancias para llegar a lo que representa en la actualidad.

.

 

Florentino Ameghino fue un científico nacido en Luján en 1854. En una casa ubicada en la calle Las Heras, de típica construcción de mediados del siglo XIX, con una fachada de ladrillos asentados en barro. Cursó sus estudios primarios en la ciudad y siguió sus estudios en Capital Federal. Comenzó sus exploraciones en las barrancas del río Luján donde encontró caracoles incrustados, que más tarde se comprobó que había existido una laguna con caracoles lacustres. Coleccionó numerosos fósiles, en los que se basó para hacer numerosas investigaciones de geología y paleontología. Para sus trabajos científicos siempre contó con el apoyo de su hermano menor Carlos, paleontólogo y explorador también nacido en nuestra ciudad.

 

Luego de que la familia Ameghino partiera para Buenos Aires, la vivienda continuó habitada por caseros. Al no dejar descendencia ninguno de los tres hermanos Ameghino, la casa quedó en manos de herederos y siguió siendo residida por cuidadores. Más tarde fue ocupada. Hasta que finalmente se entrego  a Juan Antonio Mignone quien conformaba la Comisión organizadora y directiva de la “Sociedad amigos de la Casa Ameghino” que respaldaban el proyecto de incorporar a la propiedad de la calle Las Heras al patrimonio de la ciudad. En las diferentes décadas de 1900 se presentaron proyectos para convertir a la casa en museo pero todo quedaba en la nada.

 

Recién en 1974 las autoridades notificaron a Mignone que la vivienda se encontraba finalmente vacía. Ese año, el Concejo Deliberante de Luján declaró de utilidad pública y sujeto a expropiación los inmuebles donde vivieron los hermanos Ameghino, destinados a la creación de un museo municipal.

 

En 1977 la Sociedad amigos fundó el Centro de Investigaciones Geológicas, Paleontológicas y Antropológicas Francisco Javier Muñiz con sede física en la casa Ameghino. Pero a pesar de los intentos de conservación, a lo largo de la década de 1980 la vivienda se encontraba en condiciones edilicias deplorables: en ruinas y a punto de derrumbe.

 

En 1990 un grupo de vecinos decidió conformar una asociación civil sin fines de lucro para solucionar la reconstrucción de la casa. En ese período consiguieron resultados positivos para la reparar la vivienda, sumado un gran respaldo de la comunidad. A pesar de la notoria tarea hecha en la casa, la comisión de Amigos de la Casa Museo Ameghino presentó la renuncia en febrero de 1992 ya que no estaban de acuerdo con que las tareas finales de la casa sean llevadas a cabo por especialistas. En ese momento, todo el trabajo se detuvo y las actividades del inmueble quedaron inactivas.

 

—La Comisión la integré ya que el Profesor Felice la presidia, en ese entonces estaba haciendo mis primeras prácticas como docente de ciencias sociales, y consideraba que había que generar un trabajo conjunto entre todos para preservar el testimonio, la vida, el trabajo de los lujanenses. Tanto la Casa de Ameghino como la esquina de Muñiz y Colón, que perteneció también a los sabios Ameghino, constituye entre tantas cosas en nuestra ciudad un punto de valor que mucha gente la desconoce— Expresa Claudio Ubertino Rosso miembro de la Comisión de Amigos de la Casa Ameghino.

 

A mediados de 1997, el edificio fue reabierto luego de varios años aunque la vivienda no estaba terminada. Recién en 1999 se completaron los trabajos para la inauguración.

 

Luego de 30 años de espera, el 15 de mayo de 2007, la Casa de los Ameghino fue declarada Monumento Histórico Nacional por el presidente Dr. Néstor Kirchner. Al año siguiente, pasó a depender de la Dirección de Cultura Municipal.

 

Actualmente, hay un equipo de profesionales que trabaja en el Museo Ameghino, entre ellos Edgardo Ludueña, actual director del Museo Casa Ameghino desde 1999, quien me recibió y brindó la información de esta fortuna histórica y cultural. Se dedican a documentar patrimonios naturales, y no solo siguen investigando en nuestra ciudad, sino que realizan estudios científicos en los alrededores, en ciudades vecinas.

 

La casa de los Ameghino es un simple ejemplo que data la cantidad de valor que tiene la ciudad. Y además, la lucha de un grupo de vecinos que se preocupó por que la historia no sea abandonada ni derrumbada.

 

Por Josefina De Mattei

 

 

 

Comentarios   

 
#2 Sr.Jorge Cerasale 05-03-2015 01:39
¿En qué horarios está abierta la Casa?
 
 
#1 Casa de Florentino AmeghinoBlanca Silvia Coria 12-01-2014 17:59
Super interesante, me gustaría que me mantengan informado sobre las caminatas exploratorias que hace el museo,para participar.
:-) :D
 

Publicidad Descubri Luján